Problema visual causado por una córnea de forma irregular (con forma de pelota de rugby en vez de pelota de fútbol) que genera dos puntos focales que hacen que las imágenes de luz se enfoquen en dos puntos diferentes del ojo, lo que genera una visión de la imagen borrosa o distorsionada. El astigmatismo se puede compensar con lentes de contacto tóricas.