¿Qué es?

El estrabismo infantil es un defecto en la alineación de los ojos del niño. En vez de moverse a la vez y en la misma dirección, uno de los ojos (o los dos) se mueve de forma independiente.

La consecuencia más frecuente que presenta el estrabismo en niños es la denominada ambliopía u ojo vago: el cerebro suprime progresivamente la visión del ojo que se desvía. Es fundamental detectarlo a tiempo, porque la visión de ese ojo se va perdiendo y si no se detecta antes de los 7 años es más difícil la recuperación de la visión.

Es importante señalar que el estrabismo no es un defecto estético: es un problema de visión que debe tratarse para que el niño no desarrolle la mencionada ambliopía. Además, al no transmitir los dos ojos la misma imagen al cerebro, el niño no tiene capacidad de ver en relieve, calcular distancias o ver en tres dimensiones. Aun así, una vez solucionado el problema de visión, si la desviación del ojo no desaparece por sí sola, existen tratamientos para corregirla.

¿Cuándo aparece?

El estrabismo infantil puede ser congénito o adquirido. Asimismo, puede presentarse en cualquier momento del desarrollo, desde los primeros meses hasta la edad adulta.

¿Por qué aparece?

Existen numerosas razones por las que puede aparecer el estrabismo en los niños. Una de ellas es que el niño sufra algún tipo de error refractivo (miopía, hipermetropía o astigmatismo) y que uno de sus ojos, al tratar de paliarlo, opte por desviarse. En este caso, con el tratamiento con gafas suele desaparecer el estrabismo. Aparte de la mencionada causa genética, otra causa del estrabismo en niños puede ser que el músculo ocular tenga un funcionamiento deficiente. Por último, puede deberse a una incapacidad cerebral para fusionar en una sola las imágenes que transmiten cada uno de los ojos.

Tipos: estrabismo acomodativo, estrabismo convergente y estrabismo divergente.

Hay varios tipos de estrabismo. Si está asociado a la hipermetropía, de manera que cuando el niño tiene puestas las gafas no se le desvía el ojo, se denomina estrabismo acomodativo.

Si está asociado a la ambliopía, existen dos tipos. Hay un ojo “dominante”, el que ve, y un ojo “vago”, que va perdiendo vista de manera progresiva. Atendiendo a la dirección que sigue el ojo “vago”, se distingue entre:

Estrabismo convergente, en el que el ojo se desvía hacia dentro.

Estrabismo divergente, en el que el ojo se desvía hacia fuera. Este tipo es el menos frecuente.

¿Tiene cura?

Sí. El estrabismo acomodativo se corrige con las gafas adecuadas para tratar la hipermetropía. Por su parte, el estrabismo convergente o divergente se corrige colocando un parche en el ojo dominante para obligar al otro ojo a dirigirse hacia donde quiera enfocar. También se puede recurrir a la cirugía para tratar el músculo que mueve el ojo. El niño necesitará que sus padres y familiares tengan paciencia y constancia, para que le ayuden y le animen durante el tratamiento, que suele ser largo pero efectivo.

Nada de lo publicado en este blog constituye un consejo médico ni pretende sustituir las recomendaciones de un profesional de la visión. Para cuestiones específicas, consulta a tu profesional de la visión.

More Blog Posts

Seleccione nuestros productos