Tanto si va a utilizar lentes de contacto por primera vez como si lleva años utilizándolas, estos consejos sobre cómo ponérselas le ayudarán a evitar muchos problemas que sufren algunos usuarios de lentes de contacto.

Disponga siempre de solución para lentes de contacto

Salvo que utilice lentes de contacto de reemplazo diario (también llamadas «diarias»), no espere hasta el final del día para descubrir que se ha quedado sin solución de limpieza. Guardar siempre un bote de solución de reserva le ayudará a evitar este trance.

Esto resulta especialmente importante porque debemos utilizar solución de limpieza limpia y nueva cada vez que toquemos las lentes de contacto. No utilice nunca agua corriente para limpiar sus lentes de contacto. Puede contener impurezas y microorganismos resistentes e infecciosos.

Consejos para ponerse y quitarse las lentes de contacto

Lávese las manos y séqueselas antes de ponerse o quitarse las lentes de contacto

Cualquier partícula que tenga en las manos al tocar las lentes podría acabar dentro de sus ojos. Lávese las manos con un jabón antibacterias y séqueselas a fondo antes de tocar sus lentes de contacto. Evite utilizar cremas o jabones a base de aceite o perfumados antes de tocar las lentes, ya que podría contaminarlas o mancharlas con una película oleosa.

Empiece siempre por el mismo ojo cuando se ponga las lentes

Cuando se ponga las lentes de contacto, empiece siempre por el mismo ojo. De esta forma reducirá las posibilidades de confundir las lentes. Sí, al igual que los zapatos, la lente del ojo izquierdo y la del derecho son diferentes.

Coloque la lente de contacto en la palma de la mano

Sujete la lente de contacto colocándosela en la palma de la mano. Si la agarra con los dedos aumentarán las posibilidades de arañarlas con las uñas. Las uñas pueden dañar la superficie de la lente y, además, son un nido de bacterias.

Quítese las lentes si nota dolor o incomodidad

Si tras ponerse las lentes de contacto siente dolor o incomodidad, o si la gente le comenta que tiene los ojos rojos, ¡quíteselas! El dolor y la incomodidad es la forma que tienen los ojos de decirnos que algo les está ocasionando problemas. Si le ocurriese esto repetidas veces, hable con su oculista para comprobar si está utilizando las lentes de contacto correctas.

Tenga las gafas cerca

Si tiene las gafas cerca, sobre todo durante las vacaciones, podrá descansar los ojos cuando lo necesiten. En el momento en el que sienta dolor o incomodidad al llevar las lentes de contacto deberá quitárselas, por lo que tener cerca las gafas puede ser conveniente.

Utilice siempre gafas de sol, incluso con lentes de contacto con protección UV

Ni siquiera las lentes de contacto con protección UV bloquean por completo el paso de todos los rayos UV que son perjudiciales para los ojos. Utilizar gafas de sol con protección UV le ayudará a reducir la tensión y el perjuicio para sus ojos y su vista. Comente a su especialista los tipos de actividades que realiza al aire libre para que pueda valorar el riesgo y recomendarle la protección adecuada para usted.

Compre sus lentes de contacto en lugares fiables

¿Quiere comprar sus lentes de contacto a través de Internet? Verifique antes el negocio. Algunas lentes de contacto que se venden por Internet no han sido homologadas por los organismos correspondientes. Además, tanto las lentes sin corrección como las graduadas las tiene que prescribir un oculista, ya que son los especialistas los que saben cuáles son adecuadas para usted y para la salud de sus ojos.

Recuerde, cuidar de sus lentes de contacto significa cuidar de sus ojos. Pregunte siempre a su profesional de la visión sobre cómo conseguir, utilizar y cuidar sus lentes de forma que le ayuden a mantener sus ojos sanos.

Nada de lo publicado en este artículo constituye un consejo médico ni pretende sustituir las recomendaciones de un profesional de la medicina. Para preguntas específicas, consulte a su profesional de la visión.

Más artículos

Seleccione nuestros productos