Nuestro cuerpo está preparado para prevenir las lesiones oculares. La estructura del cráneo, las cejas, las pestañas y por supuesto los párpados son los encargados de defender nuestros ojos de las agresiones externas.

Aun así, las lesiones oculares pueden ocurrir y hay que aprender a reconocerlas a tiempo.

Las causas más comunes de lesión ocular son:

  • La abrasión, si un objeto araña o raspa la superficie del ojo.
  • La irritación química, si un producto químico entra en el ojo.
  • El uso inadecuado de lentes de contacto, así como de ciertos cosméticos.

Los síntomas más comunes de las lesiones en los ojos son:

  • La fotosensibilidad, molestia de la luz natural o artificial.
  • El dolor ocular, picor, ardor o lagrimeo. Sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo.
  • Ver borroso o menos de lo normal.
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Tener los párpados hinchados.

Cómo prevenir las lesiones oculares.

Las tres reglas básicas son:

  • Use siempre gafas de sol con protección ultravioleta, tanto en invierno como en verano. Use unas lentes de contacto adecuadas, supervisadas por su profesional de la visión.
  • Use siempre gafas de seguridad si su trabajo lo requiere.
  • Tenga cuidado en el hogar con los productos químicos y las actividades potencialmente peligrosas, como la cocina o el bricolaje.

En el hogar:

Alrededor de la mitad de las lesiones en los ojos que se producen anualmente suceden en el hogar por realizar acciones temerarias sin la debida protección:

  • El manejo de sustancias químicas tales como limpiadores, disolventes, pinturas o abonos.
  • El uso de aceites o grasas muy calientes que salpiquen
  • El uso de herramientas en ciertas actividades como la carpintería, la jardinería o simplemente arreglando su vehículo.

Es necesario leer las etiquetas de los productos químicos y manipularlos exactamente como se indica, intentar evitar las salpicaduras de grasa o aceite con tapaderas apropiadas e incluso, dependiendo de la actividad que se vaya a realizar (como por ejemplo la carpintería), utilizar unas gafas protectoras.

Si alguna sustancia química llega a entrar en contacto con su ojo, el calor que produce la propia sustancia hará que el párpado se cierre de forma automática, a causa del dolor. Es muy importante que usted se lave los ojos de inmediato con agua abundante, incluso antes de acudir al médico.

En cualquier caso, si usted cree que ha podido lesionarse el ojo, acuda a su médico inmediatamente. Un tratamiento precoz es fundamental a la hora de evitar consecuencias serias.

En el trabajo:

El trabajo también presenta muchos peligros para los ojos, especialmente todos aquellos relacionado con la industria, ya que es frecuente que haya partículas o polvo flotando en el ambiente, objetos que saltan o vuelan, sustancias químicas peligrosas o incluso radiaciones. En estos casos, es fundamental que use en todo momento las gafas de seguridad o el casco adecuado. Si aún así usted sufre alguna lesión ocular, acuda inmediatamente al centro médico. Aunque a usted le parezca una lesión sin importancia, tratarla a tiempo puede ser clave.

Nada de lo publicado en este blog constituye un consejo médico ni pretende sustituir las recomendaciones de un profesional de la visión. Para cuestiones específicas, consulta a tu profesional de la visión.

More Blog Posts

Seleccione nuestros productos