Millones y millones de personas en todo el mundo llevan lentes de contacto, aunque no nos demos cuenta de ello. Si no está familiarizado con las lentes de contacto, a continuación le ofrecemos algunos pequeños consejos desconocidos pero comunes.

¿Qué es una lente de contacto?

Una lente de contacto es una lente fina y curvada que se coloca sobre la película lagrimal que cubre la superficie del ojo. La lente en sí es transparente, pero a veces se le aplica un ligero tinte de color para facilitar su manejo. Actualmente, las lentes de contacto pueden ser duras o blandas. La mayoría de la gente utiliza este último tipo actualmente, pero no hace tanto tiempo que las lentes de contacto eran incluso de vidrio soplado.

Breve historia de las lentes de contacto

Aunque puede parecer que las lentes de contacto son una incorporación moderna a los dispositivos para la corrección de la visión, en realidad tienen una larga e ilustre trayectoria, auspiciada nada más y nada menos que por Leonardo da Vinci y René Descartes. Sin embargo, no fue hasta finales del siglo XIX cuando un soplador de vidrio alemán fabricó una lente con la que se podía ver y que era razonablemente tolerada, y fue un oftalmólogo alemán quien adaptó la primera lente de contacto, que tan solo se podía llevar durante unas horas.

Tipos de lentes de contacto

Aunque las lentes de contacto continúan utilizándose todavía para corregir la visión, también hay lentes de contacto para fines puramente estéticos o novedosos. Las lentes de contacto de color pueden realzar o cambiar completamente el tono de los ojos, y las lentes de contacto para disfraces pueden ayudar a lograr algunos de los efectos especiales que vemos en las películas. 

Sin embargo, todas las lentes de contacto son productos sanitarios regulados por la FDA de EE. UU. Tanto las lentes de contacto graduadas como las lentes de contacto cosméticas las debe prescribir un profesional. El motivo de ello es que las complicaciones que pueden surgir, como son las infecciones y la inflamación, pueden tener como resultado la pérdida de visión o la ceguera. Entre las mejores formas de evitar complicaciones se incluyen:

  • Hablar con un especialista si se está planteando utilizar lentes de contacto.
  • Comprar las lentes de contacto en lugares fiables.
  • Mantener las lentes de contacto limpias y en buen estado.
  • Seguir todas las instrucciones de las lentes y de los productos empleados para su mantenimiento.
  • Respetar los programas de uso y reemplazo.

Programas de uso y reemplazo

Para mantener sus ojos y su visión en perfecto estado, cada par de lentes de contacto se fabrica y se gradúa para utilizarlas con un determinado programa de uso y para reemplazarlas después del periodo de tiempo definido.

Las lentes de contacto desechables diarias se llevan durante el día y se tiran antes de irse a dormir para estrenar un nuevo par a la mañana siguiente. Otras lentes tienen otros programas de reemplazo diferentes.

Independientemente de su estilo de vida y sus preferencias, su especialista del cuidado de la visión podrá ayudarle a encontrar las lentes de contacto o las soluciones para el cuidado de la visión adecuadas para usted. Recuerde que siempre debe consultar a un profesional sobre la salud de sus ojos y su visión.

¿Tiene alguna pregunta sobre las lentes de contacto de CooperVision o sobre la visión en general? Eche un vistazo a las respuestas a algunas de las preguntas que nos formulan con más frecuencia. Si desea una explicación más detallada, póngase en contacto con su profesional del cuidado de la visión.

Nada de lo publicado en este artículo constituye un consejo médico ni pretende sustituir las recomendaciones de un profesional de la medicina. Para preguntas específicas, consulte a su profesional de la visión.

Más artículos

Seleccione nuestros productos