Las revisiones por el uso de lentes de contacto, al igual que las revisiones oculares habituales, permiten al especialista explorar en detalle la salud de sus ojos y la calidad de su visión. Realizarse una revisión con regularidad, aproximadamente una vez al año, también permite al especialista detectar cualquier cambio que se produzca en su visión antes de que se convierta en un problema grave.

Sin embargo, si es usuario de lentes de contacto, es importante comprobar que las lentes están bien adaptadas a los ojos y a su visión. Además de una exhaustiva revisión ocular, la revisión en el caso de los usuarios de lentes de contacto también incluye la adaptación de las lentes. A continuación explicamos lo que se realiza en ellas.

Examen ocular completo rutinario

Tanto si tiene una visión 20-20, lleva gafas o lentes de contacto, es importante realizarse una revisión ocular periódica para mantener sus ojos y su visión en el mejor estado posible. Normalmente estas pruebas consisten en:

Pruebas oculares para determinar el error refractivo y la graduación.

Realización de «cover tests» para comprobar cómo funcionan ambos ojos juntos.

Exámenes con lámpara de hendidura, con los que el especialista obtiene una vista aumentada de las estructuras de los ojos para poder determinar su estado de salud.

Pruebas que ejercen presión sobre el ojo para comprobar la presencia de glaucoma.

Dilatación de la pupila para que el especialista pueda ver mejor la parte posterior de los ojos.

Adaptación de las lentes de contacto

Las lentes de contacto son productos sanitarios, por lo que necesitará una graduación para comprarlas y su especialista deberá asegurarse de que el examen que le ha realizado para prescribirle el uso de lentes de contacto incluía una adaptación de las lentes.

Para la adaptación de las lentes de contacto se requiere una consulta y una medición.

El especialista le preguntará por su estilo de vida y sus preferencias. Algunas lentes de contacto pueden ser mejores para deportistas con estilos de vida activos, por ejemplo, mientras que otras están más indicadas para personas que viajan con frecuencia y que ocasionalmente pueden necesitar dormir con las lentes. Su especialista también le preguntará si prefiere utilizar lentes de contacto de color o lentes desechables.

Y también tendrá que realizar algunas mediciones. La más frecuente es la de la curvatura de la córnea, la superficie delantera del ojo. En algunos casos también puede que mida el tamaño de la pupila y el iris. Si tiene tendencia a sufrir ojo seco, el especialista también podría realizar una evaluación de la película lagrimal para recetarle unas lentes de contacto que mantengan sus ojos lo suficientemente húmedos.

Recuerde, el especialista es su mejor aliado y quien sabe exactamente lo que necesitan sus ojos para estar sanos y en perfectas condiciones. Nunca deje de acudir a un profesional cuando observe o realice cambios en sus ojos y su visión.

Nada de lo publicado en este artículo constituye un consejo médico ni pretende sustituir las recomendaciones de un profesional de la medicina. Para preguntas específicas, consulte a su profesional de la visión.

Más artículos

Seleccione nuestros productos