Los avances tecnológicos han creado nuevas soluciones increíbles, pero también nuevas dificultades. La informática moderna e Internet nos permite manejar mucha más información y muchas más herramientas que nunca.

Toda esta productividad normalmente se traduce en que pasamos mucho tiempo delante de las pantallas: en el ordenador del trabajo, en nuestro portátil de casa o con el smartphone. Y todo ese tiempo mirando a una pantalla no es bueno para nosotros.

«Ojos de ordenador»

La familia de problemas oculares y de la visión que surgen por un uso excesivo del ordenador se conocen como Síndrome visual informático (o SVI). Mirar una pantalla del ordenador es diferente a leer páginas impresas y normalmente requiere que nuestros ojos trabajen más.

Los deslumbramientos y los reflejos, el bajo contraste y la mala definición hacen que el texto resulte difícil de leer. La forma en la que interaccionamos con los monitores de nuestras mesas y con las «páginas» digitales es diferente a cuando leemos y escribimos en papel.  Toda esta carga adicional puede ocasionarnos problemas oculares o agravar otros existentes.

Problemas de visión relacionados con el ordenador

Entre los problemas oculares y de visión que surgen o empeoran con el uso del ordenador se incluyen:

  • Visión borrosa
  • Ojos secos e irritados
  • Tensión ocular
  • Dolores de cabeza

Si le comenta estos síntomas al oftalmólogo, lo más probable es que le realice un examen exhaustivo para comprobar la presencia de problemas relacionados con la claridad, el enfoque, la alineación y el movimiento.

Tratamiento del síndrome visual informático

Los distintos problemas visuales y oculares que genera el síndrome visual informático se tratan intentando reducir las tensiones que se acumulan debido a un uso prolongado del ordenador. Pero el tratamiento y la prevención también pueden ayudarle a proteger y mejorar su vista.

Para tratar y prevenir el síndrome visual informático:

Busque su «punto dulce» en la pantalla; nuestros ojos tienden a mirar hacia abajo de forma natural. Para adaptarse a esta tendencia, coloque el monitor del ordenador de forma que el centro de la pantalla quede unos centímetros por debajo de la altura de sus ojos y a una distancia de unos 50-70 centímetros.

Regule la luz; trabaje con una cantidad de luz suficiente, pero coloque la pantalla del ordenador y las luces de forma que no generen reflejos.

Utilice pantallas antideslumbramiento; si instala un filtro antideslumbramiento sobre la pantalla podrá reducir los reflejos cuando no pueda controlar las fuentes de luz de su entorno.

Tome descansos y parpadee con frecuencia; para evitar la fatiga ocular, descanse los ojos durante 15 minutos cada dos horas y obligue a sus ojos a reenfocar mirando alrededor de la sala cada 20 minutos. Al parpadear hidratamos nuestros ojos y reducimos las probabilidades de sufrir ojo seco.

Recuerde, los ojos trabajan mucho por usted, por lo que es importante darles el descanso y la protección que necesitan para mantenerlos sanos y productivos. Cuando tenga dudas, consulte a su oftalmólogo.

Nada de lo publicado en este artículo constituye un consejo médico ni pretende sustituir las recomendaciones de un profesional de la medicina. Para preguntas específicas, consulte a su profesional de la visión.
Más artículos

Seleccione nuestros productos